Perspectivas de los miembros: Carlos García, aparejador del Local 834, nuevo ciudadano estadounidense y votante por primera vez

Carlos García

 

Carlos García es un aparejador de la IATSE 834. Esperó 21 años para obtener finalmente la ciudadanía americana completa, y el derecho a votar. Lo entrevistamos para saber más sobre su perspectiva como uno de los nuevos votantes de América.

 

Después de esperar veintiún años, ¿qué significa este momento para ti?

Primero, gracias a todos los miembros de la IATSE por su apoyo. ¡Todos han sido geniales! 

Ha sido un viaje, veintiún años de preparación. Ha sido muy duro y difícil, algunas personas no entienden lo difícil que es convertirse en residente legal y luego en ciudadano de los Estados Unidos. 

 

A lo largo de los años, me enfrenté a la deportación debido a las actuales políticas de inmigración y la actual administración lo hizo más difícil para los inmigrantes como yo. Fui escudriñado por el oficial de inmigración debido a quién era, mis antecedentes, integridad y carácter moral. El carácter moral es muy importante porque si mientes u olvidas algo, eso puede ser motivo de negación de la ciudadanía. 

 

¿Cómo ha sido su experiencia como inmigrante en el sindicato?

Siendo un inmigrante, perteneces a una pequeña comunidad de inmigrantes y así fue durante dieciséis años de mi vida. Así que cuando me involucré con el Local 834 en Atlanta, Georgia, fue una hermandad que nunca había experimentado antes. Su abrazo hacia mí fue un sentimiento impresionante. 

 

Cuando entras en la familia IATSE es hermoso porque finalmente perteneces a una familia y a algo más grande que tú mismo. A lo largo de todo este proceso IATSE ha sido genial para mí.

 

¿Ser parte de la IATSE ha tenido algún impacto en por qué nunca se rindió a tomar el Juramento de Lealtad para convertirse en ciudadano de los EE.UU.? 

Cuando llegas a este país siendo un inmigrante, no tienes derechos, especialmente laborales. Los inmigrantes no reciben beneficios y como mucho te dan un almuerzo de 15 minutos, me negaron estos derechos laborales durante 16 años. Pero, cuando te haces miembro del sindicato ves a alguien que lucha por ti, tus derechos, beneficios para asegurarte de que te conviertas en una mejor persona.

 

Ver a mis hermanos y hermanas dando un paso adelante porque alguien está tratando de abusar de esos derechos laborales es un sentimiento impresionante. Los sindicatos y la familia IATSE son tan importantes porque animan a personas como yo o los nacidos en los EE.UU. a votar por lo que es correcto para nosotros y votar por el candidato que simpatiza con los sindicatos. Los sindicatos son el manto fuerte de este país. Por lo tanto, ha tenido un gran impacto, tener mi sindicato a mi lado.

 

¿Cuáles son algunos de los temas por los que votan o en contra? 

No puedo votar por alguien que fomenta la violencia contra las minorías como yo, negros y morenos y la actual administración fomenta eso. 

 

Quiero que los sindicatos sigan fortaleciéndose, no debilitándose. Por lo tanto, voto en contra de alguien que se desharía de los sindicatos. Además, tengo muchos amigos de la comunidad LGBTQ y sus matrimonios deben ser protegidos por la ley.

 

¿Por qué eligió votar el día de las elecciones en lugar de hacerlo por adelantado? 

Voté temprano. La verdad es que como soy votante por primera vez y me naturalicé hace unos meses, estaba preparado para enfrentarme a algunos problemas. Vivo en Georgia y es conocida por la supresión de votantes. Quería votar temprano en caso de que si hubiera algún problema, tendría tiempo suficiente para arreglar el problema y aún así votar el día de las elecciones o antes. Así que voté temprano para asegurarme de que mi voto fuera contado.  

     

Para los ciudadanos estadounidenses que no ejercen su derecho al voto, ¿qué consejo les daría? 

Si nacen en América, quiero que sepan que hubo mucha gente que luchó y murió para poder tener el derecho al voto. Que alguien que no ejerza ese derecho, es una falta de respeto a la gente que luchó y sufrió para que ustedes tengan el privilegio de votar.

 

Todo lo que tienes que hacer es registrarte, ir a las urnas y votar. Sin excusas. Esperé veintiún años por esta oportunidad, me la gané y nadie puede quitármela. 

 

Hace unos años, conocí a Amelia Boynton Robinson que luchó junto con Martin Luther King Jr. Fue una de las primeras afroamericanas que luchó por los derechos de la mujer y el derecho al voto. Escuchar su historia y saber a qué se enfrentó mientras protestaba en Alabama por nuestro derecho al voto y hoy en día hay gente que se queja porque tiene que hacer cola, es inaceptable. Si eres negro o marrón, tienes que sacar tu culo y votar, punto. 

 

Para los ciudadanos naturalizados que esperan su momento para poder votar, ¿qué palabras de aliento compartiría? 

¡No te rindas! Nunca te rindas. Muchas veces la gente me decía, incluso los abogados, que no había nada que pudieran hacer por mí y que probablemente me deportaran. 

 

Yo diría, aguanta. Esperé veintiún años y realmente pensé que me iban a deportar. Sin embargo, mi familia de IATSE preguntaría qué pueden hacer por mí y mi familia y cómo ayudar. El apoyo que recibí de mis hermanas y hermanos en el sindicato fue genial. 

 

Por lo tanto, yo sólo diría, ¡no te rindas! 

 

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en email
Correo electrónico
Compartir en print
Imprimir